Cómo Orar En Una Crisis Parte 2

Cómo Orar En Una Crisis Parte 2

Pastor Miguel Arrázola. Marzo 1, 2020

En la Biblia hay miles y miles de promesas para ti y lo que hacemos en oración es reclamar primeramente lo que Dios dice en Su Palabra.

Enseñanza.

Daniel 9:1-2 (NTV)

“Era el primer año del reinado de Darío, el medo, hijo de Asuero, quien llegó a ser rey de los babilonios. 2 Durante el primer año de su reinado, yo, Daniel, al estudiar la palabra del Señor, según fue revelada al profeta Jeremías, aprendí que Jerusalén debía quedar en desolación durante setenta años”.

En la Biblia hay 6 pasos en los que oró Daniel para que Dios le contestara en medio de una crisis:

  1. Primero su Palabra y después la mía

Yo dejo primero que Dios me guíe en su Palabra, antes de que yo hable con Él. Para poder orar tengo que saber qué es lo que está escrito. El manual de la oración es la Palabra de Dios. Dios siempre se mueve primero a nosotros; Jesús dio el primer paso. Él nunca te pide algo que Él no haya hecho primero.

No te dice “¡Ámame!” sin haberte amado, no te dice “¡Sírveme!” sin haberte servido.

Por eso oramos diciendo “Señor, tú dijiste”. Sin embargo, la oración se comienza no hablando sino escuchando la Palabra de Dios. Necesitas dejar que Dios hable contigo para saber cómo, dónde, cuándo y por qué orar.

Daniel cuando escribió este verso tenía 85 años, estaba como prisionero de guerra desde los 15 años. A Daniel le hacía falta su casa, seguía siendo promovido por la autoridad y con mayor poder, pero él quería irse a casa antes de morir. Daniel antes de orar abrió la Biblia y se encontró con Jeremías.

Daniel sabía que se le estaba acabando el tiempo, pero seguían cautivos en Babilonia. 70 años después seguían estando mal como antes y durante esos 70 años estando en pleno cautiverio el pueblo de Israel nunca buscó a Dios. El temor de Daniel era pensar que iba a morir de viejo en Babilonia. 

Daniel 9:1-2 (NTV)

“Era el primer año del reinado de Darío, el medo, hijo de Asuero, quien llegó a ser rey de los babilonios. 2 Durante el primer año de su reinado, yo, Daniel, al estudiar la palabra del Señor, según fue revelada al profeta Jeremías, aprendí que Jerusalén debía quedar en desolación durante setenta años”.

¿De dónde aprendió Daniel? De la Palabra, de la Biblia, de las Escrituras. Si ignoras la Biblia no vas a tener idea de lo que es la oración contestada, vas a meterte más en crisis. Si tú no conoces la Palabra, no sabrás orar.

Juan 15:7 (NTV)

“Si ustedes permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pueden pedir lo que quieran, ¡y les será concedido!”

¿Quién no quiere esta promesa de Dios para su vida? ¡Es un cheque a tu favor! El condicionante es la Palabra, ¿qué tanta Palabra de Dios hay en ti? Uno tiene que ser como el tubo de crema dental, que cuando la vida te presione, salga la Palabra de Dios de ti: Mi Dios no me dejará, Jehová es mi Pastor y nada me faltará.

Algunos vienen sin Biblia a la Iglesia. Un día un Pastor fue invitado por una familia de su Iglesia a cenar. En un momento la esposa descubrió que el Pastor tomó una de las cucharas del postre y la metió en el bolsillo.

La esposa no dijo nada por respeto al Pastor, pero cuando este se fue ella le contó a su esposo. Pasó un año y volvieron a invitar al Pastor, y la señora le comentó lo que vio. El Pastor le dijo que él nunca se robó la cuchara, sino que la dejó metida en Su Biblia.

Esta señora duró un año juzgando y no leyendo la Biblia. Es de mala educación llenarse la boca de versículos bíblicos y estar vaciado de la Presencia de Dios. Si la Palabra de Dios permanece en ti, en tu corazón, entonces la practicas, la hablas, la oras y puedes pedir todo lo que quieras.

Jeremías 29:10-12 (NTV)

»Esto dice el Señor: “Ustedes permanecerán en Babilonia durante setenta años; pero luego vendré y cumpliré todas las cosas buenas que les prometí, y los llevaré de regreso a casa. 11 Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza. 12 En esos días, cuando oren, los escucharé”.

La gente nunca lee el verso 12 de esta parte de la Palabra, pero reparte el 11. El día que ores, Dios te escuchará. Hay ciertas cosas que Dios te ha profetizado que nunca van a pasar a menos que las ores. Toda promesa tiene que ser orada y declarada. El tiempo  de Dios es perfecto, tú tienes que orar de acuerdo a Su voluntad.

Cuando hay una palabra para ti que tiene un tiempo, tú tienes que prepararte. Por ejemplo, si recibes la promesa de que en un año tendrás un hijo debes comprar la cuna, si vas a tener un novio y te vas a casar, te debes preparar.

  1. Busca a Dios de corazón

Daniel 9:3 (RVR)

“Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y ruego, en ayuno, cilicio y ceniza”.

Vuélvete a Dios, búscale en oración y ruego. Muchas veces tenemos distracciones, volver a Dios tu rostro es poner toda tu atención en Él.

Cuando le das atención a alguien es amor, respeto y honra. ¿Por qué cerramos los ojos cuando oramos y besamos? Porque las cosas más hermosas de la vida no son vistas sino sentidas. Cuando cierras los ojos y oras a Dios, pones tu mirada hacia arriba, tú lo buscas hasta que lo encuentras.

Jeremías 29:13 (RVR)

“y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón”.

Hebreos 11:6 (NTV)

“De hecho, sin fe es imposible agradar a Dios. Todo el que desee acercarse a Dios debe creer que él existe y que él recompensa a los que lo buscan con sinceridad”.

Lucas 12:31 (NTV)

Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás, y él les dará todo lo que necesiten”.

El domingo no es un día para trabajar, no es el día para lavar los platos ni arreglar la casa. El domingo no es día para ir a playa, es el día del Señor. Si usted le trabajó seis días al faraón, el domingo es el día para el Señor.

Dios deja que te vaya mal porque estás buscando todo menos a Él, pero si le buscas a Él, te dará lo que necesitas. Los problemas son el resultado de que no buscaste a Dios, que tomaste una decisión sin consultarle porque Él nunca va donde no es invitado.

La mayoría de los líos emocionales, espirituales, psiquiátricos y financieros suceden porque no se busca a Dios. Él regresa al cielo y te espera allí, y mira cómo tus decisiones tontas te dan unas cosechas bien malas.

Oseas 5:15 (NTV)

“Entonces regresaré a mi lugar, hasta que reconozcan su culpa y se vuelvan a mí. Pues tan pronto lleguen las dificultades, me buscarán de todo corazón»”.

Regresemos al Señor para que Él pueda sanarnos. Deja de no pedirle consejo y su guianza a Dios. Cuando te vuelves a Dios de todo corazón, Él arregla el meollo en el cual tú mismo te metiste. ¿Cómo te imaginas tus bendiciones en éste año? Debes orar por eso permanentemente.

  1. Orar con pasión y fuego

No hay nada peor que una oración con emociones cortas y secas donde todo el mundo se duerma. Cuando ores debes estar activo, encenderte; si eres introvertido, ¿por qué te emocionas entonces con un partido de fútbol?

La oración eficaz del justo, la oración encendida es la que escucha Dios. Si no hay corazón, no hay oración. Tú puedes decir las Palabras correctas con la emoción equivocada.

Dios te dio las emociones; Jesús lloró, clamó, expresó sus emociones. Los salmos más que cantos son emociones de David. Dios te dio las emociones, así que dáselas a Él. Él también las tiene, Él se pone alegre y triste. Morir en la cruz fue algo emocional para Jesús, esa horrenda muerte fue angustiosa.

Cuando le dices a tu cónyuge “amor, te amo” le tienes que demostrar por qué lo amas. El amor es un verbo que tiene que estar compuesto: “De tal manera amó Dios al mundo que dio a su hijo”. Si vas a amar, ama con pasión; si vas a dar, hazlo con emoción.

Daniel 9:3 (NTV)

Así que dirigí mis ruegos al Señor Dios, en oración y ayuno. También me puse ropa de tela áspera y arrojé cenizas sobre mi cabeza”. 

Dios no escucha quejas, escucha clamor. Mejor haz bacash, ¡clama a Dios sin descanso! Se vale llorar en medio de la alabanza, se vale llorar a Dios. Hemos estado muy distraídos y ocupados haciendo muchas cosas, pero necesitamos volver al Señor, al ver las noticias horribles que recibimos día a día. Deberías mejor postrarte y orar al Señor.

  1. Demuestra en tu vida de oración tu seriedad a Dios

Hay 3 maneras en las cuales Daniel demuestra su seriedad, una de ellas es la disciplina espiritual del ayuno. Cuando tú dejas de comer le dices a Dios que estás tan en serio hasta tal punto que dejas de comer para que se haga Su voluntad; volver a la oración y al ayuno hasta que Dios haga temblar ésta tierra. No olvides que Jesús dijo que hay algunos milagros que no ocurren a menos que se ore y se ayune.

  1. Agradece a Dios por sus promesas y su amor

Se agradecido, aquí en la Iglesia Dios te lava, te libera, te unge, te damos Palabra. Se agradecido con lo que el Señor hace en tu vida a través de Su Iglesia. 

Daniel 9:4,9 (NVI)

“Esta fue la oración y confesión que le hice: »“Señor, Dios grande y terrible, que cumples tu pacto de fidelidad con los que te aman y obedecen tus mandamientos: (…). 9Pero, aun cuando nos hemos rebelado contra ti, tú, Señor nuestro, eres un Dios compasivo y perdonador”.

  1. Humildemente confieso mis pecados a Dios

Cuando tú reconoces tus pecados, cuando le decimos a Dios que saque el pecado de nuestras vida y nuestro corazón, que mate la indiferencia, los vicios cíclicos, ¿tú crees que Él va a responder con juicio? ¡No! Él responde con amor cuando ve humildad en nosotros y nos ayuda. Cuando tú admites tus pecados y culpas, y reconoces tu pecado, Dios te ayuda.

Daniel 9:5-8,10 (NVI)

“Hemos pecado y hecho lo malo; hemos sido malvados y rebeldes; nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus leyes. No hemos prestado atención a tus siervos los profetas, que en tu nombre hablaron a nuestros reyes y príncipes, a nuestros antepasados y a todos los habitantes de la tierra. 7»”Tú, Señor, eres justo. Nosotros, en cambio, somos motivo de vergüenza en este día; nosotros, pueblo de Judá, habitantes de Jerusalén y de todo Israel, tanto los que vivimos cerca como los que se hallan lejos, en todos los países por los que nos has dispersado por haberte sido infieles. 8»”Señor, tanto nosotros como nuestros reyes y príncipes, y nuestros antepasados, somos motivo de vergüenza por haber pecado contra ti. 10 »”Señor y Dios nuestro, no hemos obedecido ni seguido tus leyes, las cuales nos diste por medio de tus siervos los profetas”.

Cuando tú oras y confiesas la Palabra, vas a tener visitación de ángeles guerreros.

Daniel 9: 20 – 23 (PDT)

“Yo estaba orando y confesando mis pecados y los del pueblo de Israel. Estaba pidiendo al SEÑOR mi Dios que ayudara a su monte santo. 21Mientras yo oraba, se acercó a mí el mismo Gabriel que se me apareció una vez en sueños. Vino volando en el momento de la ofrenda de la tarde. 22Gabriel me ayudó a entender lo que no comprendía y me dijo: «Daniel, he venido acá para enseñarte y ayudarte a entender. 23Cuando comenzaste tu oración, Dios te contestó. He venido a decirte que Dios te ama y que vas a entender tu visión porque eres un hombre inteligente”.

La finalidad de ésta enseñanza es que se cumpla éste verso, donde no se habla del mundo sino de los cristianos, que dejemos nuestra mala conducta, que oremos y Dios sanará nuestra tierra.

Nos toca desnudar nuestro corazón delante de Dios o volver a Dios como éramos antes, sino la sal perderá su sabor.

Dios va a respondernos con tremendas cosas. Tu matrimonio necesita sanidad, tus miedos, tu familia, tus finanzas, tu cuerpo, tu negocio, tu mente y corazón necesitan sanidad. No esperes más para volver tu rostro en oración a Dios.

Comparte esta prédica

¿Deseas ver más prédicas?

Suscríbete al canal de nuestro Pastor Miguel Arrázola en Youtube:

Miguel Arrázola

Galería.

  • Cómo Orar En Una Crisis Parte 2
  • Cómo Orar En Una Crisis Parte 2
  • Cómo Orar En Una Crisis Parte 2
  • Cómo Orar En Una Crisis Parte 2
  • Cómo Orar En Una Crisis Parte 2
  • Cómo Orar En Una Crisis Parte 2
  • Cómo Orar En Una Crisis Parte 2
  • Cómo Orar En Una Crisis Parte 2
  • Cómo Orar En Una Crisis Parte 2
  • Cómo Orar En Una Crisis Parte 2
  • Cómo Orar En Una Crisis Parte 2
  • Cómo Orar En Una Crisis Parte 2
  • Cómo Orar En Una Crisis Parte 2
  • Cómo Orar En Una Crisis Parte 2

Iglesia Cristiana Ríos de Vida.
Pie de la Popa Calle 30 No. 19A-11 Cartagena Colombia.

© 2019 Ministerio Ríos de Vida.
Todos los derechos reservados.