¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?

¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?

Pastor Miguel Arrázola. Noviembre 22, 2019

Dios quiere estremecer las cosas para lo bueno. Dios no solo quiere que sobrevivas, sino que prosperes en todo.

Enseñanza.

Daniel era un adolescente de 15 años, vio cómo se llevaron al 75% de la población de Jerusalén a Babilonia. El libro de Daniel tiene que ver con los secretos para prosperar. En el libro dice que Nabucodonosor era impío, pero Dios le dio la victoria para confrontar a su pueblo, porque no estaban haciendo las cosas bien.

Menciona el libro que decidieron no contaminarse con la comida del rey, pero lo más curioso es que él venció tres imperios, babilónico, medo y persa, hizo convertir a dos emperadores, fue promovido cinco veces; pero tuvo que mantener su integridad.

¿Qué hacer cuando llegue la adversidad?

  1. No sorprenderse por la adversidad. Habrá sufrimiento y males, pero no debemos sorprendernos, Jesús dijo que tendríamos aflicción, pero Él ha vencido al mundo.
  2. Buscar la manera en que Dios puede usarlo para nuestro bien.

– Dios estremece las cosas para examinar las intenciones de tu corazón (Jeremías 17:10).

A Dios no le importa qué hagas, lo que más le importa es por qué lo haces. Este mundo está más interesado en la imagen que en la integridad, pero Dios está más interesado en la integridad que en la imagen.

Dios llevó a los israelitas 40 años en el desierto, cuando podían hacerlo en 40 días; porque quería examinar su corazón (Deuteronomio 8:2).

Dios no quiere prótesis en el cuerpo de Cristo, sino miembros. Dios no está viendo nuestros sentimientos, sino nuestra fe. Lo que importa en tu madurez espiritual no es cuan alto saltas en la adoración, sino cuan derecho estás caminando cuando no hay música. Si no adoras el lunes como adoraste el domingo, lo más probable es que la oración del domingo fue hipócrita, porque debemos adorar a Dios en todo tiempo. La persona inmadura depende de los sentimientos para ser feliz, pero los maduros dependen de sus convicciones para ser feliz.

Tus reacciones a la dificultad miden tu fe, tu compromiso, tu carácter. Lo que debemos hacer es preguntarnos qué está probando Dios en nosotros a través de ese problema que tenemos, qué revela de nosotros. Cuando viene un problema, Dios está interesado en nuestro carácter; no se trata del problema, sino de quién está en el problema.

– Dios estremece las cosas para corregirnos.

Hebreos 12:8 (TLA)

Si Dios no los corrige, como lo hace con todos sus hijos, entonces ustedes no son en verdad sus hijos.

El dolor muchas veces es necesario para cambiar. Dios produce dolor porque el bien no cambia tanto como el dolor. La corrección es amor, los padres que no corrigen a sus hijos, no los aman. La corrección es la prueba de que somos hijos de Dios.

Job 5:17 (PDT)

17 »Ciertamente qué afortunado es aquel a quien Dios corrige,
así que no rechaces la disciplina del Todopoderoso.

– Dios estremece las cosas para dirigirnos.

Dios nos quiere llevar a una nueva dirección.

Proverbios 16:9 (LBLA)

La mente del hombre planea su camino,
pero el Señor dirige sus pasos.

Puedes tener muchos planes, pero la voluntad de Dios va a prevalecer. Dios usa los problemas para dirigir nuestros pasos, porque Dios nos redirige. El dolor es una motivación poderosa para el cambio.

Proverbios 20:30 (PDT)

El castigo le quita lo malo al perverso,
porque el castigo hace cambiar a la gente.

La luz no produce cambio tanto como el dolor lo produce. Algunas cosas se aprenden al ser pasados por el fuego, como el hijo pródigo, no cambió hasta que tocó fondo; él no debió vivir eso, pero Dios estremece las cosas para dirigirnos a la casa del Padre.

Salmos 119:59 (NVI)

Me he puesto a pensar en mis caminos,
y he orientado mis pasos hacia tus estatutos.

El dolor capta tu atención, por eso Dios usa los problemas para dirigirnos. Las dificultades son buenas, lo único que debemos preguntarnos es hacia donde nos está llevando el problema que tenemos. Los problemas nunca te dejan donde te encontraron; por ejemplo Jonás, Dios le dijo que fuera a Nínive, pero fue a otro lugar, hasta que un gran pez se lo tragó y lo escupió en el lugar donde debía estar; así sucede con nosotros, los problemas nos dejan donde debemos estar.

– Dios estremece las cosas para protegerte

El dolor te protege de algo peor.

Job 36:16 (NTV)

»Job, Dios está alejándote del peligro,
y te lleva a un lugar libre de angustia.
Está poniendo en tu mesa la mejor comida,

El pobre José tuvo un sueño, ese sueño le costó 40 años de desastres, lo vendieron, lo dieron por muerto, fue a la cárcel, etc., pero Dios estaba protegiéndolo, porque si se quedaba con sus hermanos lo mataban, y no solo lo protegía a Él, sino a su generación. A los que aman a Dios todo ayuda a bien; la segunda mitad de la vida de José lo llevó a ser el segundo al mando, Dios va a capitalizar tus problemas y saldrás con ganancia de ellos.

Génesis 50:20 (NVI)

20 Es verdad que ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios transformó ese mal en bien para lograr lo que hoy estamos viendo: salvar la vida de mucha gente.

Cuando no entiendas la vida, no cuestiones a Dios, lo que hizo fue para protegerte. Hay muchos en tu vida que tienen la intención de dañarte, quieren derribarte, pero Dios es más grande que tus enemigos y críticos. En ocasiones un pequeño dolor alerta una enfermedad potencialmente mortal, así es Dios, te avisa a tiempo para protegerte.

Cuando tienes un encuentro con Dios, tu caminar cambia. Él rompe algo en tu vida, para impedir que vagues y llegues a algo peor, lo hace porque te ama. Así como un cirujano te corta para sanarte, Dios lo hace para liberarnos. No te decepciones, porque las desilusiones del hombre son herramientas que Dios ha designado para protegerte.

A los pródigos se espera, a los Judas se deja que se ahorcan y a los Pedros se les restaura. Dios está estremeciendo las cosas. Piensa entonces, cómo te protegerá el problema en el que estás.

– Dios estremece las cosas para perfeccionarte

1 Pedro 5:10 (LBLA)

10 Y después de que hayáis sufrido un poco de tiempo, el Dios de toda gracia, que os llamó a su gloria eterna en Cristo, Él mismo os perfeccionará, afirmará, fortalecerá y establecerá.

No vas a crecer de forma fácil, no hay madurez sin grandes dolores, no hay desarrollo sin desilusiones. No llevarás nada al cielo, lo único que te llevarás es tu carácter, lo demás se queda. Dios no está interesado en facilitarte las cosas, sino en perfeccionar tu carácter. Así vamos al nuevo templo, como nuevos hombres y mujeres en Cristo Jesús.

Romanos 5:3-4 (PDT)

Pero hay más, podemos sentirnos felices aun cuando tenemos sufrimientos porque los sufrimientos nos enseñan a ser pacientes. Si tenemos paciencia, nuestro carácter se fortalece y con un carácter así, nuestra esperanza aumenta.

Pregúntate cómo puedes crecer a partir del problema que tienes. Todo aquello que crees que son problemas en tu vida, no lo son, el problema es cómo decides recibirlo y actuar. Un problema se vuelve un problema cuando pierdes la perspectiva de que Dios está desarrollando carácter en ti, porque entiendes que lo que está pasando no viene en tu contra, sino en tu favor.

No te sorprendas del fuego de prueba que llegue, porque Dios no te dejará caer. Cuando tengas un problema busca a Dios con más intensidad.

  1. Confía en Dios aunque no entiendas.

No importa lo que venga, Dios tiene un mejor plan para ti.

Proverbios 20:24 (NTV)

El Señor dirige nuestros pasos,
entonces, ¿por qué tratar de entender todo lo que pasa?

Deja de preguntarte por qué te pasa algo, no tienes que entender lo que está pasando, solo tienes que caminar, porque el Señor dirige tus pasos. Toda prueba se pasa caminando, no pensando ni cuestionando.

Proverbios 3:5-6

Confía en el Señor con todo tu corazón;
no dependas de tu propio entendimiento.
Busca su voluntad en todo lo que hagas,
y él te mostrará cuál camino tomar.

Dios quiere que prosperes, que seas ascendido, que seas alguien de influencia.

Comparte esta prédica

¿Deseas ver más prédicas?

Suscríbete al canal de nuestro Pastor Miguel Arrázola en Youtube:

Miguel Arrázola

Galería.

  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?
  • ¿Cómo Prosperar Sin Importar Lo Que Te Hagan?

Iglesia Cristiana Ríos de Vida.
Pie de la Popa Calle 30 No. 19A-11 Cartagena Colombia.

© 2019 Ministerio Ríos de Vida.
Todos los derechos reservados.