La Paz De Dios

La Paz De Dios

Pastora Maria Paula Arrázola. Julio 19, 2019

Nuestra redención está cerca, así que levantemos nuestra cabeza.

Enseñanza.

Juan 14:27-28 (RVR)

La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo. 28Habéis oído que yo os he dicho: Voy, y vengo a vosotros. Si me amarais, os habríais regocijado, porque he dicho que voy al Padre; porque el Padre mayor es que yo”. 

Lucas 21:25-28 (RVR)

“Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas; 26desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas.

27Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria. 28Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca”.

Este mundo cada día está más desbaratado y en medio de todo lo que se está viviendo, el diablo intenta robarnos la paz. La organización mundial de la salud ha declarado a la depresión como una de las enfermedades que más ataca al mundo, casi al nivel de los ataques al corazón.

La depresión ataca a niños, jóvenes, adultos, ancianos, a todos. No hace distinción de personas, sexo ni estrato social. Hay algo o más bien alguien que al ser humano le está faltando, que hace que hoy la depresión se catalogue como una enfermedad.

Romanos 14:17 (RVR)

“porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo”.

Romanos 15:13 (RVR)

Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo”.

Gálatas 5:22 (RVR)

“Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,…”.

Isaías 6:1 (RVR)

“En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo”.

Qué contraste leer estos versículos que dicen que el Señor nos ha dado paz y que el fruto de Su Espíritu es paz, con lo que estamos viendo y oyendo en el mundo. Cada vez hay más caos, desordenes, muertes, asesinatos, violaciones. Pero, ¿por qué? Porque el mundo está en decadencia, pero en medio de todo eso el Señor nos dice “Paz, tranquilidad”, porque el reino de Dios es justicia, es paz en el Espíritu Santo”.

La paz que el Señor nos da es una paz interna, es una paz que no importa si todo está bien o mal, Él va a derramarla sobre nuestra vida; una paz que no podemos entender ni comprender. La paz circunstancial llega tan fácil como se va. Pero nosotros los que estamos en Cristo, aun en medio de las adversidades, podemos sentir la paz que Jesús nos da.

Todo lo que el mundo nos ofrece son sustitutos de la paz que únicamente el Señor nos puede dar. La medicina psiquiátrica pienso que solo adormece la ansiedad mental de la persona, pero no le proporciona la paz que solo Jesús nos puede dar porque solo Él la puede dar, el resto son sustitutos.

Debemos saber tres cosas sobre la paz de Dios

  1. Nos guía

Colosenses 3:15 (RVR)

Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos”.

La paz de Dios debe gobernar mi corazón y mis decisiones. Y es Dios tratando de alertarte y de decirte “No lo hagas”. La paz de Dios es tangible, tú la puedes sentir. Es un instrumento de navegación, el más importante en nuestras vidas; dice la Palabra de Dios en Romanos que los que somos guiados por el Espíritu de Dios somos hijos de Dios (Romanos 8:14).

Debemos chequear constantemente que la paz de Dios esté presente en nosotros, para cerciorarnos de que estamos siendo guiados por el Espíritu Santo. La paz de Dios es nuestra guía sobre todo para aquellas decisiones que no nos ponen a elegir entre algo bueno y malo, sino entre dos cosas buenas y ahí es donde necesitamos la guianza del Espíritu Santo: ¿Con quién me caso? ¿Dónde trabajo? ¿Qué estudio? ¿Me mudo o no?

¿Qué te está diciendo el Señor? ¿A dónde te está guiando tu paz? Porque ese es el instrumento de navegación para el cristiano: La paz de Dios. Y Él siempre está ahí para guiarte.

La paz de Dios nunca está en desacuerdo con la Biblia. Cuando tú tomas decisiones en la paz de Dios, tu tomas buenas decisiones. Y cuando tu no tomas decisiones en la paz de dios, no tomas buenas decisiones.

Pregúntate las veces que te has equivocado en tu vida y las veces que lo has hecho, son las veces en las que Dios te guio a hacer algo diferente. Tú te estabas convenciendo de que sí; generalmente la gente ya sabe que Dios le dijo no o sí, porque tenemos en nosotros al Espíritu Santo y Él nos guía a toda la verdad.

  1. Produce efectos en nuestro cuerpo

Filipenses 4:7 (RVR)

“Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”.

La ansiedad produce efectos negativos en nuestro cuerpo, esta no es una condición sino una escogencia, tal como lo dice Filipenses 4:6 “Por nada estéis afanosos”. Yo puedo estar afanado o no, estresarme o no. Y este es un mundo donde debemos aprender mejor a no estresarnos, a tomar las cosas con más tranquilidad y más mesura porque el estrés está acabando con las personas.

Cuando una persona se afana es porque no ora, porque Dios dio la solución para dejar a un lado la ansiedad: Ora, ruega y da gracias. Esa es la solución para la ansiedad, son tres cosas completamente diferentes y tú debes hacerlo para no vivir una vida de ansiedad.

Cuando no oras, desproteges militarmente tu mente y todas sus defensas se bajan, vendrá ansiedad y opresión demoniaca cuyo propósito es drenarte. Pero cuando oras, tu mente está protegida militarmente, espiritualmente hablando. Cuando eres un hijo de Dios, el diablo no puede meterse dentro de ti, pero puede oprimirte con el único propósito de drenarte a través de la ansiedad y la preocupación.

En los momentos que yo estoy ansiosa, escribo todo lo que me preocupa y me lo llevo a mi lugar secreto, para no herir a nadie ni pecar. Y cuando llego a mi lugar secreto, me doy cuenta que hay varias cosas que nada que ver, que era mi mente ansiosa hablando. Y rompo eso allí y soy libre de toda ansiedad a través de la oración, el ruego y la acción de gracias.

Escribe todo lo que te molesta, lo que te angustia y llévaselo al Señor. La oración, el ruego y la acción de gracias son la solución a la ansiedad.

  1. La paz de Dios nos hace no ser egoístas

Porque cuando tenemos la paz de Dios podemos pensar en otras personas, pero si no la tenemos, solo pensaremos en nosotros mismos. La falta de paz nos hace ser personas supremamente egoístas, pero cuando dejamos que la paz de Dios gobierne nuestros corazones, podemos pensar en personas diferentes a nosotros.

Tú hablas de paz cuando vives paz. Si tu estas lleno de temor y ansiedad, todo a tu alrededor va a estar ansioso, porque lo que tú vives se lo transmites a todo.

Cuando yo digo no a la ansiedad y decido vivir, todo a mi alrededor comienza a ser inundado con la paz de Dios. ¿Qué cambió? ¿Cambió la situación, el problema? ¿Se fue la crisis? ¿Cambió el diagnóstico? ¡No! Mi actitud frente a la situación cambio y por ende, toda la situación va a terminar cambiando.

No te preocupes más, la situación va a cambiar, a veces no de la noche a la mañana pero si en algún momento, seguro en el que menos lo esperes. Pero va a cambiar, la respuesta de Dios va a venir. Pero yo quiero que cuando la respuesta de Dios venga nos encuentre lo suficientemente saludables para disfrutar lo que estábamos esperando y no que nos encuentre vueltos pedazos y que no podamos disfrutar de lo que les estuvimos pidiendo, porque no tuvimos la capacidad de disciplinar la mente a través de la oración, la súplica y la acción de gracias para poder hoy disfrutar lo que hace tiempo pedimos.

Dios es quien tiene la última palabra y la última Palabra de Dios siempre es buena. Dios siempre lo hace, siempre suple nuestra necesidad, siempre nos da la respuesta, ¡siempre lo hace! No en el tiempo que esperamos sino en Su tiempo y creo que lo hace de esta manera para que aprendamos a vivir no de acuerdo a la buena o mala circunstancia que estamos viviendo, sino de acuerdo a Su Presencia y allí en Su Presencia hay plenitud de paz. Los cuentos de Dios siempre van a terminar con un final feliz.

Por nada estén afanosos, Dios nos dio la solución. Nos dijo “No te afanes, solo déjame saber qué te afana”, porque Él no le quita las cargas a nadie, Él nos las recibe.

Dile al Señor en tus propias palabras lo que te está perturbando. No lo pienses, díselo con tus labios. Pídele perdón al Señor por estar afanado, entrégale tu afán, tu preocupación con oración, con súplica y reconoce que solo Él puede solucionar lo que tú no has podido. Y termina soltando tu ansiedad con acciones de gracias, porque el Señor va a hacer lo que Él prometió hacer. Así la paz del Señor va a venir sobre tu vida y por el Espíritu de Dios será tangible en ti.

Comparte esta prédica

¿Deseas ver más prédicas?

Suscríbete al canal de nuestro Pastor Miguel Arrázola en Youtube:

Miguel Arrázola

Galería.

  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios
  • La Paz De Dios

Iglesia Cristiana Ríos de Vida.
Pie de la Popa Calle 30 No. 19A-11 Cartagena Colombia.

© 2019 Ministerio Ríos de Vida.
Todos los derechos reservados.