La Unción Que Te Hace Diferente

La Unción Que Te Hace Diferente

Pastora Maria Paula Arrázola. Diciembre 16, 2018

El Señor dio instrucciones precisas a Moisés sobre cómo preparar el aceite de la unción al sumo sacerdote.

Enseñanza.

Éxodo 30:23-33 (NTV)

23 «Recoge especias selectas —seis kilos de mirra pura; tres kilos de canela aromática; tres kilos de cálamo aromático; 24 y seis kilos de casia— calculado según el peso del siclo del santuario. Consigue también cuatro litros de aceite de oliva. 25 Con la misma técnica que emplea un experto fabricante de incienso, combina estos ingredientes para elaborar el aceite sagrado de la unción. 26 Utiliza este aceite sagrado para ungir el tabernáculo, el arca del pacto, 27 la mesa y todos sus utensilios, el candelabro y todos sus accesorios, el altar del incienso, 28 el altar de las ofrendas quemadas y todos sus utensilios, y el lavamanos con su base. 29 Conságralos para que sean completamente santos. Después todo lo que tenga contacto con estos objetos se volverá santo. 30 »Unge a Aarón y a sus hijos, a fin de consagrarlos para que me sirvan como sacerdotes. 31 Y dile al pueblo de Israel: “Este aceite santo de la unción está reservado para mí de generación en generación. 32 Nunca será usado para ungir a ninguna otra persona ni deberán preparar una mezcla igual para ustedes. Es aceite consagrado y tienen que tratarlo como tal. 33 Cualquiera que prepare una mezcla igual a esta o unja a alguien que no sea un sacerdote será excluido de la comunidad”».

Estos eran los ingredientes que debía llevar el aceite de la unción para los sacerdotes del antiguo testamento, el Señor tenía las medidas exactas y precisas para hacer el aceite de la unción. Así fue como se ungió a Aarón y sus hijos, y de ahí en adelante a los sumos sacerdotes.

Hay una gran diferencia cuando la unción está presente. Hay una gran diferencia entre predicar y hacerlo con unción; cantar y hacerlo con unción; ser un profesional y serlo con unción. La unción no es algo que experimentamos en algunos servicios, debe ser parte de nuestras vidas porque el Espíritu Santo nos unge y vive dentro de nosotros, Él nos capacita, nos mueve, nos dirige y nos llena de su unción para que nuestra vida sea diferente.

La unción no es solo para predicar o hacer discípulos, es para que también seamos buenos trabajadores, buenos estudiantes, buenos deportistas, etc. La unción nos hace todo más fácil y más sencillo. La unción hará que tu don sea efectivo y poderoso.

1 Juan 2:20 (NTV)

20 Pero ustedes no son así, porque el Santo les ha dado su Espíritu, y todos ustedes conocen la verdad.

Cuando estamos llenos del Espíritu Santo no somos como todo el mundo, somos diferentes a los demás, porque las unción nos hace diferentes, únicos y especiales. La unción hace la diferencia, nos da la gracia y la habilidad. Ungir significa frotar, cubrir con la presencia del Espíritu Santo, con su llenura. La unción es la manifestación de Dios sobre nuestras vidas a través del Espíritu Santo; cuando estas ungido hueles diferente a los demás, eres una persona completamente diferente a los demás.

En el antiguo testamento, cuando se ungía a los sumos sacerdotes, no se les ponía aceite en la frente, sino que el aceite se derramaba sobre ellos desde la cabeza y chorreaba todos sus vestidos, porque todos debían reconocer una diferencia, sabiendo que esta persona había sido apartada con un propósito divino.

Salmos 133:2 (NTV)

Pues la armonía es tan preciosa como el aceite de la unción que se derramó sobre la cabeza de Aarón, que corrió por su barba hasta llegar al borde de su túnica.

No eran gotas de aceite derramado sobre el sumo sacerdote, eran chorros y medidas exactas que empapaba al sumo sacerdote. Por eso cuando caminaba dejaban huellas de aceite, porque habían sido completamente ungidos.

Estamos viviendo en tiempos peligrosos, pero también tiempos gloriosos donde el Espíritu Santo se derrama sobre esta generación. Debemos caminar en la unción, para poder no solo impregnar nuestra vida, sino la de aquellos que están a nuestro alrededor.

Salmos 92:10 (NTV)

Pero tú me has hecho fuerte como un buey salvaje; me has ungido con el mejor aceite.

Lo que el Señor quiere derramar sobre nuestra vida es un aceite fresco, no un aceite pasado, sino un aceite fresco. Cocinar con aceite viejo hace que la comida sepa horrible, no hay nada mejor que comer con aceite fresco, así sucede con los cristianos, no hay nada peor que un cristiano que sabe todo, pero su aceite esta viejo. Necesitamos aceite nuevo y renovarlo constantemente a través de la comunión con el Espíritu Santo.

En ocasiones nos sentimos irritables, amargados, desanimados o gruñones porque el aceite está bajito o viejo, por eso necesitamos sumergirnos bajo la unción del Espíritu Santo.

Este no será un año nuevo más, será un año nuevo diferente porque aprenderemos a sumergirnos en la presencia y la unción del Espíritu Santo, viviremos 365 días del año ungidos completamente, dejaremos impregnado todo lugar donde caminemos. No será un año seco, de desierto o soledad, será un año de la llenura del Espíritu Santo en nuestra vida, será un año de comunión con el Espíritu Santo en nuestras casas.

No será una unción vieja, sino nueva y real. El Señor saciará nuestra alma, saciará nuestra sed, todo lo demás te dará sed y hambre, solo su presencia nos va a saciar.

Los sacerdotes olían diferente porque estaban ungidos, y cuando estamos ungidos olemos diferente. Es delicioso cuando alguien pasa a nuestra lado y huele a un perfume agradable, eso debe hacer la unción en nosotros.

Salmos 45:8 (NTV)

Mirra, áloe y casia perfuman tu manto; en palacios de marfil, la música de cuerdas te entretiene.

Debemos oler bien, no solo por fuera, sino también por dentro. Cuando ungían al sumo sacerdote, no se podía cambiar, sino que debía ir así a su casa, para que todos supieran que había sido apartado y escogido.

2019 será el año del orden, el año de la unción que nos hará ver diferente, que nos hará oler diferente, nos hará caminar diferente. No necesitaremos ir diciendo que somos ungidos, porque la unción se notará, la gente nos verá llegar a lugares y verán la paz, y debemos decirle a la gente que es la presencia del Espíritu Santo en nuestra vida y también ellos lo pueden tener. Será notorio cuando hables, cuando prediques, cuando impongas manos. La unción en la que te sumerges en privado, será revelada en público.

Moisés fue tan ungido, que cuando bajó de encontrarse con el Señor, tuvo que ponerse un velo porque brillaba. Cuando salgas del lugar secreto vas a brillar, no serás un religioso, sino un hijo de Dios ungido de la cabeza a los pies, en casa, en el trabajo, en la iglesia, en el liderazgo, etc.

La unción no está reservada para pastores o profetas, es para todo el que la quiere y la cuida. Cuando la mujer quebró el frasco de perfume, dice la palabra que el lugar se llenó del aroma; así será con nosotros, a cada lugar que entremos el ambiente va a cambiar, porque llevamos un olor diferente por la unción del Espíritu Santo. Cuando vives sumergido en la unción del Espíritu Santo, el pecado no es un problema.

No estás luchando con tus propias fuerzas, hay una unción que cambia circunstancias y personas, una unción que pudre yugos, y esa la podemos tener nosotros.

Romanos 8:5-15 (NTV)

5 Los que están dominados por la naturaleza pecaminosa piensan en cosas pecaminosas, pero los que son controlados por el Espíritu Santo piensan en las cosas que agradan al Espíritu. 6 Por lo tanto, permitir que la naturaleza pecaminosa les controle la mente lleva a la muerte. Pero permitir que el Espíritu les controle la mente lleva a la vida y a la paz. 7 Pues la naturaleza pecaminosa es enemiga de Dios siempre. Nunca obedeció las leyes de Dios y jamás lo hará. 8 Por eso, los que todavía viven bajo el dominio de la naturaleza pecaminosa nunca pueden agradar a Dios. 9 Pero ustedes no están dominados por su naturaleza pecaminosa. Son controlados por el Espíritu si el Espíritu de Dios vive en ustedes. (Y recuerden que los que no tienen al Espíritu de Cristo en ellos, de ninguna manera pertenecen a él). 10 Y Cristo vive en ustedes; entonces, aunque el cuerpo morirá por causa del pecado, el Espíritu les da vida, porque ustedes ya fueron declarados justos a los ojos de Dios. 11 El Espíritu de Dios, quien levantó a Jesús de los muertos, vive en ustedes; y así como Dios levantó a Cristo Jesús de los muertos, él dará vida a sus cuerpos mortales mediante el mismo Espíritu, quien vive en ustedes. 12 Por lo tanto, amados hermanos, no están obligados a hacer lo que su naturaleza pecaminosa los incita a hacer; 13 pues, si viven obedeciéndola, morirán; pero si mediante el poder del Espíritu hacen morir las acciones de la naturaleza pecaminosa, vivirán. 14 Pues todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. 15 Y ustedes no han recibido un espíritu que los esclavice al miedo. En cambio, recibieron el Espíritu de Dios cuando él los adoptó como sus propios hijos.Ahora lo llamamos «Abba, Padre»

No somos dominados por la carne, somos dominados y saturados por el Espíritu Santo de Dios que vive en nosotros. La naturaleza pecaminosa no nos controla, una unción fresca se está depositando sobre nosotros cada día.

Gálatas 3:3 (NTV)

3 ¿Será posible que sean tan tontos? Después de haber comenzado su nueva vida en el Espíritu, ¿por qué ahora tratan de ser perfectos mediante sus propios esfuerzos?

Empecemos en el Espíritu, continuemos en Él y terminemos en Él. No somos dominamos por la naturaleza pecaminosa. Si el Espíritu Santo vive en nosotros hacemos morir las obras de la carne en nuestras vidas.

El pecado te lleva a la muerte, a la tristeza, a la desolación, pero el Espíritu nos vivifica. Cuando eres controlado por el Espíritu Santo, será una persona llena de paz, de fe, de benignidad, de mansedumbre, de templanza.

Cuando cuidas ovejas y cuando tienes comunión con el Señor, Él va a sacar en público tu naturaleza y te va a ungir delante de tus hermanos. David fue ungido y lleno del Espíritu Santo porque tuvo comunión permanente con Dios.

Nadie te puede parar cuando estas ungido.

Cuando te alejas, cuando estas distante, cuando dejas de venir a la iglesia y dejas de tener comunión con el Espíritu Santo, no será derramada unción fresca sobre ti, porque su unción fresca es para los hijos. La unción es un testimonio del Espíritu Santo de que ha apartado a alguien. Cuando alguien es ungido es porque el Espíritu Santo está diciendo que nos ha apartado y separado para Él, y nos va a usar.

Eclesiastés 9:8 (NTV)

8 ¡Vístete con ropa elegante y échate un poco de perfume!

La pureza produce poder, la pureza produce más unción en tu vida, la pureza atrae a la unción. Ser puros, ser apartados, ser santificados y consagrados es lo que necesitamos para tener la unción de dios en nuestras vidas. Si quieres más unción en tu vida ponte ropas blancas y perfúmate, es decir, ponte ropas de pureza.

Dios fue claro con Moisés al decirle que no hiciera sustitutos de la unción, porque el aceite de la unción de los sumos sacerdotes debe tener esos ingredientes. La unción no se puede sustituir con otras cosas, no es algo que se pueda fingir. Cuando estás ungido hay favor sobre tu vida, puertas se abren, la unción hará toda la diferencia en el año 2019. No necesitas estar pidiendo dinero o un puesto, lo que necesitas es sumergirte en la unción del Espíritu Santo.

Hay tres cosas que el Señor va a derramar sobre Ríos de Vida:

1. Unción

2. Sabiduría – sabrás qué hacer, cómo hacerlo, qué contestar. Él te dirá qué decir, cómo decirlo, cuándo decirlo.

3. Favor – favor que abre puertas, inexplicable e inagotable, que te hará pasar de la última fila a la primera, te hará ascender en el tiempo que menos esperas.

Comparte esta prédica

¿Deseas ver más prédicas?

Suscríbete al canal de nuestro Pastor Miguel Arrázola en Youtube:

Miguel Arrázola

Galería.

  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente
  • La Unción Que Te Hace Diferente

Iglesia Cristiana Ríos de Vida.
Pie de la Popa Calle 30 No. 19A-11 Cartagena Colombia.
Teléfonos (57) 316 465 7628.

© 2019 Ministerio Ríos de Vida.
Todos los derechos reservados.