Las Primicias

Las Primicias

Pastor Edgardo López. Enero 3, 2020

Las primicias le permitieron al hombre tener su primera relación con Dios luego de recibir lo que la tierra le daba.

Enseñanza.

Proverbios 3:9 (RVR)

“Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos;…”.

 Quiero que tomes esta palabra para ti. Repítela de la siguiente manera: Si honro al Señor con todos mis bienes, serán llenos mis graneros con abundancia y mis lagares rebozarán. ¡Amén!

Hoy quiero hablarte acerca de las primicias. Cuando en este pasaje se nos habla de honrar a Dios con nuestros bienes, se refiere a los diezmos, ofrendas y votos que hacemos a Él. Pero también habla de las primicias, que son diferentes a las ofrendas que le damos a Dios en todo tiempo.

El hombre reconocía la soberanía de Dios trayéndole lo primero y lo mejor de ella. Entonces las primicias son traer a Dios lo primero y lo mejor que tú tengas para Dios, de lo que Él te ha dado.

Es importante consagrar los primeros frutos y las primeras cosechar. Y las primicias muestran lo que ocupa el primer lugar en nuestro corazón.

Génesis 4:1-5 (RVR)

“Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido varón. 2Después dio a luz a su hermano Abel. Y Abel fue pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra. 3Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. 4Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda; 5pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante”.

 En estos tiempos no había ley ni sacerdocio, sin embargo los hombres se acercaban a Dios a través de las ofrendas. Debemos preguntarnos al leer este pasaje por qué Dios aceptó la ofrenda de Abel y la de Caín no. Fue sencillamente porque Abel dio las primicias, dio lo primogénito y lo mejor a Dios. Ambos sabían que debían dar lo primogénito a Dios y Abel lo hizo, dio las primicias y lo mejor de su rebaño. Pero Caín dio una ofrenda que no contenía ni lo primero ni lo mejor de lo que él tenía. Esa es la gran diferencia, por eso fue que Dios vio la ofrenda de Abel y la de Caín no la miró. Dice la Biblia que por eso Caín se molestó y se enfureció en contra de su hermano.

Las primicias que Abel entregó a Dios lo llevaron a otros niveles, Dios lo enalteció. Y así sucede con nosotros, Dios es quien nos enaltece.

Éxodo 22:29 (RVR)

“No demorarás la primicia de tu cosecha ni de tu lagar. Me darás el primogénito de tus hijos”.

 Consagrar las primicias a Dios es una señal de amor y fe que agrada a Dios.

Hay 4 cosas que hace la primicia:

  1. Demuestra la fe en la sobreabundante provisión de Dios.

Cuando damos a Dios nuestras primicias, le estamos demostrando a Él que confiamos en que Él nos sobreabundará aun cuando nos estamos despojando de lo que tenemos.

  1. Demuestra que dependes de Dios

Significa “Dios, lo que tú me diste es lo que hoy te traigo”. Cuando das una primicia estás reconociendo que dependes única y exclusivamente de Él.

  1. Demuestra que nada es nuestro y que todo le pertenece al Señor

Cuando damos a Dios le estamos demostrando que reconocemos que aunque tenemos cosas en la Tierra, estas no nos pertenecen sino que sabemos que son de Él.

  1. Demuestra que aplicamos el primer y más importante mandamiento “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y toda tu mente”

Debemos amar a Dios sobre todas las cosas y con todo.

Hay mucho poder en las primicias, Dios se ha comprometido a bendecir de forma especial a aquellos que le dan las primicias.

Romanos 11:16 (RVR)

“Si las primicias son santas, también lo es la masa restante; y si la raíz es santa, también lo son las ramas”.

Cuando damos la primicia estamos santificando el resto de lo que tengamos. Tú y yo somos santos porque Jesús, la primicia de Dios, es santo. Entonces se aplica el mismo principio que encontramos en Romanos 11:16. La primicia santifica el resto; cuando damos primicias el resto es santificado.

Entonces al consagrar las primicias al Señor estamos santificando la producción restante. Entonces si todo el resto es santificado quiere decir que Dios lo ha preparado para ser multiplicado.

Como hijos de Dios debemos seguir el ejemplo de Abel: Siempre piensa en dar lo primero y lo mejor a Dios. Además de tu dinero, debes entregarle al Señor tu vida, tus habilidades, tus dones, tu servicio, tus fuerzas, tus talentos. Entrégale tu familia, tus hijos, ¡todo de ti!

Siempre da lo primero a Dios, no importa que te quede faltando porque Él ha prometido sostenerte. Pero si no diezmas, si no das tus primicias a Dios, no esperes que lo que tienes sea protegido y multiplicado.

La fe no calcula, la fe obedece. Nunca jamás te comprometas a hacer algo si no has ido primero a Dios. Si no has ido primero a Él, no tomes una decisión ni te comprometas. No hagas el proyecto y luego se lo lleves, primero llévale el proyecto para que Él lo apruebe y después sigue adelante.

Dios quiere ser el primero de tus afectos, solo porque siempre tendemos a poner nuestro afecto en las bendiciones que en Él que es quien nos bendice. Dios no quiere ser segundo de nadie, o es el primero o no es nada. Por eso te animo en esta noche a que en este 2020 pongas a Dios en el primer lugar de tu vida. Cuando tú lo colocas de primero, Él te pone a ti de primero y serás su hijo amado; solo piensas las cosas y Dios te las suple porque lo has puesto de primero.

El diezmo y la ofrenda son primicias de recordatorio. Cada vez que recibas algo debes recordar que debes darle a Dios lo que es de Él antes que utilizar eso que has recibido.

Levítico 27:30 (RVR)

“Y el diezmo de la tierra, así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles, de Jehová es; es cosa dedicada a Jehová”.

Cuando das tus primicias, no entras en la maldición del mundo sino en la bendición sobrenatural de Dios. Él te pone bajos los recursos divinos. Dios se vuelve tu proveedor.

El 2020 es un año de elevación en cada área de nuestras vidas para nosotros. Año de grandes conquistas, porque conquistarás lo que en años no habías hecho. Pero en definitiva un año de búsqueda de Dios y Su Presencia, como nunca lo habías hecho. Comienza a caminar sobre esta Palabra para que puedas ver esa elevación.

Mateo 6:33 (RVR)

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.

Di conmigo: “Y busco el Reino de Dios primeramente y su justicia, y todas las cosas me serán añadidas”. Busca primeramente a Dios, ¡intensamente! No busques más las cosas, búscalo a Él porque Él es lo primero para ti. No busques las cosas, búscalo primeramente a Él.

Comparte esta prédica

¿Deseas ver más prédicas?

Suscríbete al canal de nuestro Pastor Miguel Arrázola en Youtube:

Miguel Arrázola

Galería.

  • Las Primicias
  • Las Primicias
  • Las Primicias
  • Las Primicias
  • Las Primicias
  • Las Primicias
  • Las Primicias
  • Las Primicias
  • Las Primicias
  • Las Primicias
  • Las Primicias

Iglesia Cristiana Ríos de Vida.
Pie de la Popa Calle 30 No. 19A-11 Cartagena Colombia.

© 2019 Ministerio Ríos de Vida.
Todos los derechos reservados.