No Duerme El Que Me Cuida

No Duerme El Que Me Cuida

Pastor Miguel Esteban Arrázola. Septiembre 22, 2019

Nuestro padre celestial nos da a entender que podemos descansar y confiar en Él, que no tenemos que preocuparnos por el mañana.

Enseñanza.

Mateo 6:31-34 (NTV)

31 »Así que no se preocupen por todo eso diciendo: “¿Qué comeremos?, ¿qué beberemos?, ¿qué ropa nos pondremos?”. 32 Esas cosas dominan el pensamiento de los incrédulos, pero su Padre celestial ya conoce todas sus necesidades. 33 Busquen el reino de Dios[a] por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten.

34 »Así que no se preocupen por el mañana, porque el día de mañana traerá sus propias preocupaciones. Los problemas del día de hoy son suficientes por hoy.

Muchas veces estamos afanados y ansiosos, pero el Señor nos dice que descansemos en Él, porque Él es quien nos cuida, nos protege, que nunca duerme ni descansa, y siempre tiene lo mejor para ti. Debemos aprender a descasar en Su amor, en Su misericordia, en Su bondad; el afán no soluciona nada, lo empeora todo.

Cuando Dios diseñó el plan de tu vida, no solo te dio lo que necesitabas, sino aún más, porque tenemos un Dios de más que suficiente, de sobreabundancia. Cuando multiplicó los panes y los peces, pudo haber alimentado solo a los que estaban, pero sobraron doce canastas, dándonos a entender que Él siempre supera nuestras expectativas. Dios conoce tu necesidad y tu dolor, conoce lo que necesitas, pero cuando entras a su presencia a pedirle, Él no solo te da lo que necesitas, sino que va a superar tus expectativas.

La fuente de Dios es inagotable. No importa cuántas veces abras la fuente de oración, su fuente nunca se va a agotar, porque el cielo nunca está en bancarrota, nuestro padre es el dueño de todo. Tu no estas orando a un Dios muerto, sino que tenemos a un Dios vivo, y somos sus hijos, por eso somos merecedores de lo que tenemos y lo que vamos a tener; cambia tu oración, porque Dios llegará hasta donde se lo permitas.

Si tuviéramos una actitud mejor, de dueños, caminaríamos con la frente en alto. Tenemos promesas de parte de Dios, somos herederos juntamente con Cristo.

La forma más genuina en la que Dios se nos revela, es como Padre. Él siempre será nuestro padre, antes de que todo existiera, arregló todo en la tierra para que sus hijos pudiéramos habitar en ella. Cuando Jesús vino a la tierra, se mostró padre en la boda donde convirtió el agua en vino. Antes de irse de la tierra, la demostración de padre fue al morir por nosotros, para que todo aquel que en Él crea, no se pierda, sino que tenga vida eterna. Antes de que el mundo se acabe, nos llevará a todos sus hijos para no tener que sufrir.  Él siempre será padre, deja de sentirte como un mendigo o huérfano, entiende que no estás solo, tienes un padre que te cuida, te protege, no descansa y vela por nosotros siempre.

Solo aquellos que no tienen futuro deben preocuparse, pero nosotros debemos estar tranquilos, porque nuestros tiempos están en las manos de Dios. Cada vez que nos preocupamos porque las cosas no salen como queremos, demostramos que no somos sus hijos. Dios nos ordena que no nos preocupemos por el mañana, porque el mañana está en Sus manos.

Las cosas no siempre salen como esperamos, pero todo siempre funciona para nuestro bien. Disfrútalo todo, se agradecido por todo, porque a los que aman a Dios, todas las cosas trabajan para bien.

Cuando estamos muy afanados, satanás entra en acción y se acaban los matrimonios y las familias, culpamos a Dios, en lugar de reconocer que tomamos malas decisiones.

Filipenses 4:6-7 (RV60)

No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho. Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús.

La paz viene cuando aprendemos a descansar en Él. La ausencia de paz es producto del afán. Cuando somos impacientes, mostramos lo tercos que somos al no dejar que Él pelee por nosotros, seamos pacientes; si las cosas no salieron como esperabas, descansa, entra en la presencia de Dios, mañana será un nuevo día.

Así como soltamos el pasado, también debemos soltar el futuro, porque eso no nos permite disfrutar el presente. Sueña, ten fe, pero no te afanes por el mañana, porque el mañana está en las manos de Dios, y cada día es un día nuevo para ver Su mano, Su bondad, Su gracia y Su favor.

Si tanto solo pasáramos más tiempo con Él, cometeríamos menos errores.

Salmos 121:1-8 (NTV)

Levanto la vista hacia las montañas, ¿viene de allí mi ayuda? ¡Mi ayuda viene del Señor, quien hizo el cielo y la tierra! Él no permitirá que tropieces; el que te cuida no se dormirá. En efecto, el que cuida a Israel nunca duerme ni se adormece.

¡El Señor mismo te cuida! El Señor está a tu lado como tu sombra protectora. El sol no te hará daño durante el día, ni la luna durante la noche El Señor te libra de todo mal y cuida tu vida. El Señor te protege al entrar y al salir, ahora y para siempre.

Descansa en sus palabras, en sus promesas. Si te sientes sin fuerzas, que no puedes más, o el más pecador del mundo, recuerda que nuestro buen padre quiere lo mejor para ti, para Dios eres Su hijo.

Comparte esta prédica

¿Deseas ver más prédicas?

Suscríbete al canal de nuestro Pastor Miguel Arrázola en Youtube:

Miguel Arrázola

Galería.

  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida
  • No Duerme El Que Me Cuida

Iglesia Cristiana Ríos de Vida.
Pie de la Popa Calle 30 No. 19A-11 Cartagena Colombia.

© 2019 Ministerio Ríos de Vida.
Todos los derechos reservados.