No Soy Esclavo

No Soy Esclavo

Pastor Miguel Arrázola. Agosto 24, 2018

No hay nada que afecte más que un conflicto interno, no hay batallas más desgarradoras como las internas. Muchas veces nuestras conciencias están en guerra con cosas que hemos hecho. Nuestro enfoque en la vida influye grandemente en nuestras emociones.

Enseñanza.

Juan 14:16-18, 26-27 (RVR)

“Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros. Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho. La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”.

No hay nada que afecte más que un conflicto interno, no hay batallas más desgarradoras como las internas. Muchas veces nuestras conciencias están en guerra con cosas que hemos hecho. Nuestro enfoque en la vida influye grandemente en nuestras emociones. Tu enfoque altera tu emoción, por eso la idea es que te enfoques en cosas buenas para que tus emociones estén balanceadas, porque de lo contrario tu mente se vuelve un caos y tu actitud se vuelve crítica.

Cuando vienes a la Presencia del Espíritu Santo, Él te trae paz, es como un bálsamo a tu alma; tus dudas mueren, tus debilidades se fortalecen, cosas suceden que no puedes experimentar en otro lado.

Los montes en Jerusalén estaban para crear paz y fortaleza a la gente; tienes que tener algo visual que afecte nuestras emociones, porque el hombre no te puede dar paz, ni las riquezas, ni los consejeros. Pero en la Presencia de Dios hallarás una paz que sobrepasa todo entendimiento.

Este mundo está convulsionado y se volverá peor, así que haz que tu enfoque sea Su palabra, Su presencia, Él es la fuente única de verdadera paz. Cuando el Espíritu Santo se vuelve en tu enfoque la tormenta comienza a pagarse en tu mente. El Espíritu Santo debe convertirse en tu enfoque antes de que experimentes una paz, duradera,  verdadera y estable.

Mateo 6:33 

nos habla de enfoque. Enfócate en el Reino y jamás tendrás un día deprimido en tu vida. Hoy en día hay tanto conflicto porque el diablo usa los conflictos como herramienta para generarte distracción. El conflicto es la trampa de la distracción.

El conflicto genera distracción y la distracción genera división; ten cuidado en qué te estás enfocando. Cuando comienzas a enfocarte en las debilidades y en encontrar solo lo negativo, lo vas a encontrar; valora lo que Dios te ha dado. Todo jardín tiene serpientes, mátalas; tu hogar tiene serpientes, mátalas.

Tú determinas tu propio enfoque, nadie más puede hacerlo. El responsable de aquello a lo que tú pones atención eres tú mismo. ¡Ojo con los distractores! Ojo con tu enfoque, porque este puede alterar tus emociones.

Te desenfocas cuando pierdes tu mirada de la esencia que es la Presencia de Dios. Cuando tú enfatizas el poder del Espíritu Santo en lugar de Su persona, tienes fanatismo. ¡Debes entender que el Espíritu Santo es Dios!

La única persona de la Trinidad que no ha dicho consumado es, es el Espíritu Santo porque Él sigue aquí en la Tierra. El Espíritu Santo es tan Dios como lo es el Hijo.

El temor es lo más aterrador que podemos experimentar en la vida. Este aumenta el tamaño del enemigo en tu mente, hace que tu fe y tu esperanza se marchiten y mueran. Es la herramienta que el diablo más ha usado para dañarle la vida a la gente. Esto lo vemos con el pueblo de Israel, cuando fueron enviados los 12 espías a la tierra prometida y el temor les hizo magnificar a los gigantes.

Tienes que entender que los gigantes no pueden destruirte, pero tu temor hacia ellos sí. Muchas personas viven paralizadas por cosas que ni siquiera han vivido, solo temido. No te enfoques en los gigantes, ¡enfócate en el poder del Espíritu Santo!

Dios puso a los gigantes para conquistarlos, derrumbarlos. El mar estaba ahí en medio del pueblo de Israel para abrirlo, los muros de Jericó estaban para ser tumbados, Goliat estaba para derribarlo. Tu enfermedad está para vencerla sanándola, tu deuda para pagarla. Dios te dio fe, poder y palabra para que vayas a la batalla, porque tienes la victoria asegurada siempre.

¿Qué campeón es coronado por querer serlo? Ninguno, porque ningún campeón no es coronado por querer serlo, sino después de haber derrotado a su enemigo. Las malas cosas que te pasan son para que las venzas.

La Biblia dice que el amor de Dios en nosotros echa fuera todo temor. La gente vive en temor porque el diablo les miente al decirles que Dios no les ama. Una vida en comunión con el Espíritu Santo hace que el temor se disipe de tu vida.

Todos los que estaban cerca de Jesús recibieron ataques, cualquier cosa cercana a Él recibe ataques. Pedro negó a Jesús, Tomás dudó, Judas se ahorcó, todos los discípulos de Jesús huyeron. Sin embargo, Jesús le dijo a Pedro que satanás lo zarandearía pero le dijo: “Cuando llegues  y vuelvas, confirma a tus hermanos”. Dios sabe que toda tormenta en tu vida la vas a pasar, así que hoy te declaro que no importa el zarandeo que estás pasando, cuando salgas de ese problema, vas a salir mejor e irás a confirmar a tus hermanos.

No pierdas tu tiempo en analizar los ataques del diablo, enfócate en el Espíritu Santo. Los apóstoles estaban tan llenos del Espíritu Santo que se gozaban aun en medio de las afrentas que les hacían por predicar de Jesús.

Hechos 5:40 (RVR)

“Y convinieron con él; y llamando a los apóstoles, después de azotarlos, les intimaron que no hablasen en el nombre de Jesús, y los pusieron en libertad”.

 Tú no puedes reprender la persecución, la aceptas. No puedes reprender a los hombres; los apóstoles estaban gozosos, se sentían dignos de sufrir a causa del nombre de Jesús.

 Hechos 5:41-42 (RVR)

Y ellos salieron de la presencia del concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre. Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo”.

 Entre más nos azoten y nos quieran poner freno, más nos multiplicaremos y levantaremos a predicar Su Palabra. Todos los sueños se estrellan en el peñasco de la intimidación y el temor, ¡no temas!

Las batallas no se ganan con el cuerpo, sino con el corazón y la mente. El temor hace que las conexiones de oro, conexiones divinas que Dios te dio, se rompan. Decide no romper ninguna relación por causa del miedo.

El temor sabotea millones de promociones, hace que vidas de hombres y mujeres se arruinen. El temor usa varios disfraces, se envuelve en una túnica con apariencias de lógica, ¡no le creas! No tengas miedo, ¡Dios está contigo! Y si Él está contigo, nadie podrá hacerte frente.

El  temor te impide reconocer tu culpa y pedirle perdón a Dios, porque te infunde rechazo. Pero Dios no te va a rechazar si reconoces tu pecado, Él te permitirá alcanzar Su misericordia.

El mismo Espíritu Santo que sostuvo a Jesús en Getsemaní, está aquí para sostenerte en medio de tu dificultad. Por eso, Bartimeo es un ejemplo, no le tuvo temor al rechazo ni a la gente, se levantó en medio de la multitud para alcanzar su milagro en Jesús.

1 Juan 4:18 (NTV)

“En esa clase de amor no hay temor, porque el amor perfecto expulsa todo temor. Si tenemos miedo es por temor al castigo, y esto muestra que no hemos experimentado plenamente el perfecto amor de Dios”.

 Dios no te va a castigar a ti porque Él ya castigó a Su Hijo hace más de dos mil años. Hoy expulsamos todo temor al recibir el perfecto amor de Dios.

Comparte esta prédica

¿Deseas ver más prédicas?

Suscríbete al canal de nuestro Pastor Miguel Arrázola en Youtube:

Miguel Arrázola

Galería.

  • No Soy Esclavo
  • No Soy Esclavo
  • No Soy Esclavo
  • No Soy Esclavo
  • No Soy Esclavo

Iglesia Cristiana Ríos de Vida.
Pie de la Popa Calle 30 No. 19A-11 Cartagena Colombia.

© 2019 Ministerio Ríos de Vida.
Todos los derechos reservados.