Una Falsa Realidad

Una Falsa Realidad

Pastor Miguel Arrázola. Noviembre 2, 2018

El problema con la depresión y la ansiedad es que se vivir una realidad que no existe, que es falsa.

Enseñanza.

Hoy por eso quiero hablarte de los 4 juegos mentales que llevaron a Elías a caer en depresión. Y esos 4 juegos mentales nos están llevando también a nosotros a vivir bajo depresión y ansiedad.

La depresión es el resfriado común de las enfermedades mentales y emocionales; es una pandemia lo que hay: jóvenes suicidándose, gente deprimida y demás circunstancias relacionadas al respecto.

1 Reyes 19:1-5 (RVR)

“Acab dio a Jezabel la nueva de todo lo que Elías había hecho, y de cómo había matado a espada a todos los profetas.2Entonces envió Jezabel a Elías un mensajero, diciendo: Así me hagan los dioses, y aun me añadan, si mañana a estas horas yo no he puesto tu persona como la de uno de ellos. 3Viendo, pues, el peligro, se levantó y se fue para salvar su vida, y vino a Beerseba, que está en Judá, y dejó allí a su criado. 4Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres. 5Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; y he aquí luego un ángel le tocó, y le dijo: Levántate, come”.

 Elías fue el vocero de Dios, el portador de Dios más usado en Israel. Por tres años consecutivos él hizo estremecer a la nación de Israel; él efectuó toda clase de milagros inimaginables.  Hubo un despertar en su nación gracias a esas maravillas que Dios hizo a través de Elías.

Sin embargo, a pesar de todas estas maravillas que Dios hizo a través de Elías, había una persona que a él no le agradaba y era Jezabel. Jezabel era una mujer maquiavélica, malvada, que odiaba al profeta Elías por la influencia que él tenía en el pueblo. Ella empujaba a la nación a la idolatría y al paganismo, por eso no podía ser ella y su esposo Acab los elegidos por Dios para llevar a Israel a un despertar divino, sino que fue Elías.

1 Reyes 19:2 (RVR)

“Entonces envió Jezabel a Elías un mensajero, diciendo: Así me hagan los dioses, y aun me añadan, si mañana a estas horas yo no he puesto tu persona como la de uno de ellos”.

Elías fue muy valiente por tres años y ahora cuando una mujer lo amenaza, él se derrumba. ¿Por qué Elías fue un candidato ideal para la depresión? Porque se encontraba en estas 4 etapas:

  1. Físicamente cansado

Elías tenía cansancio físico y estaba amenazado de muerte. Elías tenía la canasta emocional llena de:

– Temor: El miedo, que lleva en sí su propio castigo. Te hace creer que cosas que no existen, suceden a tu alrededor para mantenerte atado.

– Resentimiento: Cuando el resentimiento se junta con el temor te lleva a la depresión; tienes que dejar las cargas de resentimiento y el temor, porque te va a llenar de amargura.

– Culpabilidad: Nadie debe hacer sentir culpable a nadie, aunque lo sea porque el que acusa es el acusador, el diablo, no nosotros como hermanos que somos unos de otros. Dios nos dio a nosotros el Ministerio de la Reconciliación, no de la culpabilidad. La gente que te condena o te culpa está peor que tú.

– Ira: La ira interna, el enojo es dañino para tu ser interior. No debes durar ni un día enojado, sin perdonar. Eso da dolores físicos y enfermedades; te mata por dentro, las emociones, la mente.

– Soledad: Debemos estar solo para orar y para tener relaciones con su cónyuge, del resto debemos estar en compañía. La Biblia dice que no es bueno que el hombre esté solo; las personas que no se congregan se exponen a la soledad y por ende a la depresión.

1Juan 1:7 (RVR)

“… pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado”.

 Cuando andamos en comunidad, cuando te congregas en tu Iglesia y en tu grupo en casa, tú no estarás deprimido porque la sangre de Cristo te cubre cuando estás en comunidad.

– Preocupación: Hay gente que se preocupa hasta porque no está preocupado por algo. Hay gente obsesionada por la preocupación, tienen fobia de todo tipo. A esos yo les digo: ¡Confía en Jehová!

Elías era un gran hombre de Dios pero igual a todos nosotros, que vivía nuestras mismas dificultades, que su canasta se llenó tanto que lo hundió. El gran problema de Elías era que tenía un racionamiento equivocado; el problema es que nuestras emociones son el resultado de lo que pensamos. Entonces, cuida lo que piensas porque eso va a afectar tus emociones; si piensas de manera negativa tú vas a experimentar la depresión, pues tus emociones son causadas por la forma cómo interpretas la vida. Es por eso que la vida es más rica para unos que para otros.

Proverbios 15:15 (RVR)

“Todos los días del afligido son difíciles; mas el de corazón contento tiene un banquete continuo”.

 ¡Tienes que levantarte feliz y gozarte! Aunque no lo sientas, debes hacerlo. Debes alimentarte bien, ejercitarte, ponerle ánimo a la vida y verás que nunca te deprimirás.

Si deseas desechar emociones inadecuadas tienes que cambiar tu manera de pensar. El problema es que la gente se auto engaña negando que están mal; si estas mal, debes reconocer que estas mal.

 Entre más Biblia leas, más transformación de mente, emociones y entendimiento tendrás. Si miras las cosas siempre desde las perspectiva correcta, nunca sufrirás de depresión.

Por qué los cristianos nos deprimimos? ¿Por qué Elías se deprimió? Porque jugamos estos 4 juegos mentales como Elías lo hizo:

  1. Se enfocó más en los sentimientos que en los hechos

1Reyes 19:3-4 (RVR)

Viendo, pues, el peligro, se levantó y se fue para salvar su vida, y vino a Beerseba, que está en Judá, y dejó allí a su criado. 4Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres”.

 El primer error de Elías es el mismo que nosotros cometemos cuando nos deprimimos: Nos concentramos en las emociones internas que tenemos por la mente no renovada que tenemos, en vez de concentrarnos en los hechos.

Elías se sintió un fracaso por un incidente, él pensó que el hecho de que haya huido de una mujer después de haber sido un vencedor por tres años consecutivos, lo había convertido en un fracasado. ¡Pero no! Que hayas cometido un simple error no quiere decir que seas un fracasado. Por eso hay que tener cuidado con el perfeccionismo.

Tus sentimientos no siempre son la verdad. Por eso no vivas por ellos, ¡vive por la verdad! Enfócate en lo que has hecho bien y no en lo que has hecho mal. Las emociones que estás sintiendo no están representando la realidad muchas veces; las emociones no son hechos y son poco confiables.

Tus sentimientos no representan lo que se está viviendo afuera, no siempre representan la realidad. Las emociones nos engañan, si nos concentramos en ellas vamos a vivir engañados.

A veces no nos sentimos cerca de Dios, pero la realidad es que Él vive en nosotros. Tienes que aprender a vivir la realidad de Su Palabra y no la realidad del temor que te han sembrado desde niño.

He escuchado que los psicólogos dicen que la clave de la salud mental es sacar las emociones a la luz. No es del todo cierto, porque esas emociones que están por salir no son del todo confiables. La Biblia no dice que nos pongamos en contacto con nuestras emociones, sino que nos pongamos en contacto con la verdad que nos hace libres.

Saca tus emociones a la luz, confróntalas con la verdad de Dios y te darás cuenta que no son del todo ciertas, y la verdad te hará libre.

  1. Se comparó con otros

Cuando empiezas a compararte con otros estás empezando a tener problemas. La Biblia dice que compararse con otros es necedad porque todos somos únicos. Todos tenemos dones dominantes diferentes porque todos somos distintos.

 Tú no eres igual a nadie, no intentes ser alguien más, ¡sé tú mismo! Nadie puede ser como tú sino solo tú mismo. Todos tenemos procesos distintos, apréndete a amar a ti mismo. No tienes necesidad de compararte con otros, tú eres la mejor versión de ti mismo. No te compares con nadie.

Es bueno aprender a no compararse con otras personas, pero también a no condenarse. No decir “debería ser mejor persona”, “debería haber actuado mejor con tal persona”, “debería haber hecho tal cosa” y esos deberías no son más que látigos emocionales para nosotros mismos.

La auto crítica ni el hostigar a otros funciona. No te compares, porque de lo contraria te deprimirás.

  1. Se culpó falsamente

1Reyes 19:10 (RVR)

“El respondió: He sentido un vivo celo por Jehová Dios de los ejércitos; porque los hijos de Israel han dejado tu pacto, han derribado tus altares, y han matado a espada a tus profetas; y sólo yo he quedado, y me buscan para quitarme la vida”.

En su depresión, Elías se culpó a si mismo por la decadencia de Israel y ese fue su error. Tú no puedes cargarte con responsabilidades que Dios no te ha entregado. Debes aprender que no puedes ser responsable de las decepciones o los errores de otros.

Si tú tienes el hábito de ayudar a otros, tarde que temprano te darás cuenta que las personas reaccionan de diferente manera y no podemos asumir la responsabilidad de las decisiones de otros, porque aceptar esa culpa te deprime.

Si tomas una carga pensando en que por tus errores todos los que te rodean están mal, permitirás que la depresión te mate. Tú puedes influenciar a todos pero no controlar a nadie.

La decisión final es de la gente, no te deprimas por algo que está fuera de tu control. La gente va a llegar culpándote por sus errores, lo que más saben hacer es proyectarnos culpa para ellos no sentirse mal por sus fallas.

No te dejes condenar por nadie; hay gente que es tóxica, que el drama es oxígeno a su vida. Aléjese de las personas dramáticas porque si no tú estarás en su próximo episodio.

  1. Exageró lo negativo

Elías le huyó a alguien que no tenía que haberle huido, él exageró la nota porque Jezabel le envió fue un mensajero, no un sicario. Jezabel quería era asustarlo porque si ella lo mata, Elías se hubiese convertido en mártir e ídolo nacional, pues sus palabras hubiesen tenido más peso en su muerte y se hubiese convertido en un mayor problema para ella.

Muchos de ustedes están teniendo miedos que no existen, viven huyéndole a una sombra. Un mensajero no podía matar con la vida de Elías; la Biblia dice que Elías huyó, pero no lo estaban persiguiendo ni había nadie detrás de él.

Elías exageró lo negativo, exageró en lo negativo y confesó que solo había quedado y Dios le dijo “yo tengo siete mil que no han doblado rodilla ante Baal”, es decir, en pocas palabras le dijo “tú no eres el único que me sirve”. Elías creía que él era el único que le servía a Dios, ¡pero no! Muchos más lo hacían también.

Hay gente que es controladora, que si no lo hacen ellos piensan que nadie lo va a hacer bien. ¡Delega! Deja que los demás aprendan y no exageres lo negativo.

Proclamamos en el nombre de Jesús que eres sano mentalmente y  emotivamente, que no sufrirás ataques de pánico, ni enfermedades mentales, ni bulimia ni anorexia. Que no te morirás de cáncer pero que tampoco tendrás que padecer depresión. Declaro a todo tu árbol genealógico libre de toda depresión; el Espíritu Santo traerá gozo y te da un banquete en Su Presencia.

Hoy le decimos a la depresión y a todas las emociones mal sanas: ¡Game over! ¡Se te acabó el juego! No vas a jugar más conmigo, ni con mis niños ni con mis generaciones. Yo declaro libertad de pensamiento, en el nombre de Jesús; todo temor y resentimiento se va de tu vida, y vas a experimentar por primera vez en muchos años, libertad de mente, de espíritu y de emociones. De hoy en adelante te proclamo libre de la depresión, en el nombre de Jesús. ¡Amén!

Comparte esta prédica

¿Deseas ver más prédicas?

Suscríbete al canal de nuestro Pastor Miguel Arrázola en Youtube:

Miguel Arrázola

Galería.

  • Una Falsa Realidad
  • Una Falsa Realidad
  • Una Falsa Realidad
  • Una Falsa Realidad
  • Una Falsa Realidad
  • Una Falsa Realidad
  • Una Falsa Realidad
  • Una Falsa Realidad
  • Una Falsa Realidad
  • Una Falsa Realidad
  • Una Falsa Realidad
  • Una Falsa Realidad
  • Una Falsa Realidad
  • Una Falsa Realidad
  • Una Falsa Realidad
  • Una Falsa Realidad
  • Una Falsa Realidad
  • Una Falsa Realidad
  • Una Falsa Realidad
  • Una Falsa Realidad
  • Una Falsa Realidad
  • Una Falsa Realidad

Iglesia Cristiana Ríos de Vida.
Pie de la Popa Calle 30 No. 19A-11 Cartagena Colombia.
Teléfonos (57) 316 465 7628.

© 2018 Ministerio Ríos de Vida.
Todos los derechos reservados.